lunes, 9 de abril de 2012

Nuestro Potaje de Vigilia



Felices Pascuas a todos.

Ya estoy de vuelta de estas cortas pero estupendas vacaciones. Hemos disfrutado de todo menos de magnifico tiempo, bueno tampoco nos podemos quejar, llover no ha llovido y frío tampoco.

Tan pocos días y los hemos exprimido todo lo que hemos podido, paseos, fotos, comidas familiares, mercadillos (me chiflan),  reuniones con amigos y una estupenda cena de "chicas", tampoco podían faltar las procesiones, esta año la  de Cristo Yacente acompañado de la banda de los legionarios y por supuesto la tradicional comida del viernes Santo, nuestro Potaje de Vigilia.

Fue una comida sensacional sobre todo por la maravillosa reunión de familia y amigos. De aperitivo tomamos Mojama que compramos en San Fernando (Cádiz) y un moje para patatas que le apasiona a Covi (creí que lo tenía publicado y es que no, lo haré pronto). Como eramos veinte,  entre tantos algunos no comían bacalao, así que María preparó unas deliciosas Verdinas con oricios (erizos) tiernas, muy bien cocidas, estaban esplendidas, os pondré la receta proximamente, merece la pena, unos cogollos de lechuga que nos trajeron recién cogidos de nuestro campo, es otra cosa, otro sabor,  también una estupenda ensaladilla rusa que hizo Conchi con patatas de San Lucar y el Potaje de garbanzos que hice yo tal y como lo hacía mi madre, la comida resultó estupenda y lo mejor la reunión.

En mi blog no podía faltar esta receta que hago una vez al año pero que la disfruto cada segundo.







Ingredientes:

1/2 kilo de garbanzos
250 grs de lomo de bacalao del mejor
150 grs de espinas o recortes de bacalao
250grs de espinacas
1 Cebolla grande
2 Huevos
2 Dientes de ajo
1/2 Cucharada de pimentón
Azafrán
2 Rebanadas de pan
1 Hoja de laurel
Aceite
Sal

Dos días antes limpiamos nuestro bacalao, reservamos los recortes y espinas y los buenos trocitos   tendremos que desalarlos , los pondremos en un cacharro cubierto de agua, cambiaremos el agua 4-5 veces y lo mantendremos en el frigorífico durante 48 horas.

La noche anterior poner los garbanzos en remojo cubiertos de agua y con un poco de sal.

Limpiar y partir las espinacas, en una cacerola con agua y sal darlas un hervor durante 4-5 minutos, sacar y escurrir. Reservar.


En una cacerola poner los garbanzos, la cebolla entera pelada, los dientes de ajo,los recortes y espinas de bacalao,  la hoja de laurel y un poquito de sal (con precaución que el bacalao que estamos cociendo tiene sal), cubrir con agua y cocer hasta que los garbanzos estén tiernos (muy importante¡¡ que no se nos deshagan, no metáis la cuchara, mover la cacerola sujetando las asas).

En un papel de aluminio envolvemos las hebras de azafrán y ponemos encima de la tapa de la cacerola mientras se cuecen los garbanzos.

Retiramos las espinas y los trozos de bacalao que hemos utilizado para cocer los garbanzos.

En una sartén con un poquito de aceite rehogamos vuelta y vuelta las espinacas y echamos a la cacerola. En esa misma sartén ponemos de nuevo aceite y freímos las rebanadas de pan que pondremos en el vaso de la batidora, volvemos a poner aceite en la sartén (nos quedará poco el pan absorbe mucho) cuando esté caliente retiramos, echamos el pimentón damos unas vueltas y a la cacerola.

Echamos el azafrán al potaje.

Cocemos los huevos, pelamos, picamos la clara y las yemas al vaso de la batidora 

En el vaso de la batidora ponemos la cebolla, el pan frito, las yemas de huevo y los dientes de ajo con unas cucharadas del caldo de cocción, trituramos y añadimos a los garbanzos

Echamos en nuestro potaje la clara de huevo picada, dejamos cocer todo junto cinco-ocho minutos y reposar, muy conveniente hacerlo el día anterior, es de los guisos que ganan mucho con el reposo.

El día del potaje en nuestro caso siempre Viernes Santo, añadimos los trocitos de bacalao que teníamos desalando y ponemos a calentar a fuego muy lento, moviendo siempre de las asas de la cacerola.

Servir muy, muy caliente.



VARIANTE: Hay quien le añade judías blancas o que en lugar de espinacas le echan acelgas o tagarninas.


PRESENTACIÓN: Muy caliente en plato hondo o cazuelita como una tapita.


CONSERVACIÓN: Se conserva muy bien en la nevera y admite congelación.


APROVECHAMIENTO: Triturar todo, pasar por un colador y utilizar como salsa para acompañar un bacalao al vapor


DIFICULTAD: Experiencia



"Mis trucos"

Los garbanzos tienen que ser de primerisima. Yo utilicé unos de Fuentesauco que desde luego lo eran. ¿os imagináis que se empiecen a soltar las pieles?.

El Bacalao lo mismo que los garbanzos tiene que ser estupendo, me horroriza cocerlo mucho queda como estropajo, por eso lo añado al final al calentar. El que echamos para cocer los garbanzos puede ser mas corriente ya que lo utilizamos para dar sabor  y no lo comemos.

Cuidado con la sal, tener en cuenta que cocemos los garbanzos con bacalao sin desalar.

El desalado del bacalao siempre en la nevera, 48 horas y cambiando el agua 4-5 veces.

Dejar reposar, se mezclan los sabores y está muchísimo mejor.


Servir muy caliente.

23 comentarios:

María Jesús dijo...

Me gusta, este estilo nunca lo he comido, peor estoy contigo, comer muy caliente, asi me encanta la comida......

Pilar dijo...

Tradicional y rico. Mi madre prepara bacalao el Viernes Santo y el potaje los viernes de Cuaresma. No falla. Besos.

Bego dijo...

Me alegro mucho de que hayas disfrutado de estos dias pues con un potajito de estas características y buena compañia, lo de menos es el tiempo ;) .....aunque si no os ha llovido habéis tenido suerte porque por aqui menos ayer , los demás dias han sido pasados por agua.....pero también me han servido para descansar igualmente.

Besinos guapa.

Mary dijo...

Un potaje magnífico, una pena no disfrutarlo todo el año, es una delicia!!!

Mónica dijo...

Un clásico de estas fechas que nunca falta y que está delicioso.
Besos
Mon

Vero dijo...

Que rico, arriba el cuchareo!

rosa dijo...

Hola Patricia.

Me encantan estos cocidos y creo que a todo el mundo porque siempre triunfan. Y bien reposadito como lo has hecho tú mejor que mejor. Te quedó buenísimo.

Un saludo.

foodtravelandwine dijo...

Un potaje maravilloso....lo guardo porque me ha gustado mucho.....y espero la receta de los erizos.....los erizos me fascinan!!......Abrazotes, Marcela

Roció y Jose Manuel, "lasrecetasdetriana.blogspot.com" dijo...

Me encanta el sabor tan peculiar del potaje...todo un clasico en las casas de nuestro pais...tomo buena nota de tus consejos...Este año no lo hicimos en casa...que raro...estaba mi madre con nosotros y nos llamaba pecadores...jajajajaja!!!
Besos

asj dijo...

Me alegro que hayas disfrutado de tus vacaciones y le platito que nos traes delicioso y muy apropiado.

besos

Carolina dijo...

Nunca he comido este tipo de potajes, pero tengo que decir que tiene una pinta muy apetecible
Besitos

lolines dijo...

¡¡Mira que llegan a estar de buenos, estos potajes!!!!

Jana ★ dijo...

Me ha encantado :)
Un besito
http://janakitchen.blogspot.com

Chez Silvia dijo...

Estos potajes me encantan, también lo comí!!!Bss

garlutti dijo...

Yo tambien he hecho el potaje de vigilia el viernes Santo ...que rico ..el tuyo se ve genial nbsssMARIMI

Morguix dijo...

Delicioso potaje, a mí me encanta...
Ya veo que habéis pasado unas vacaciones estupendas, guapa. Me quedo esperando la receta de las verdinas, que me han regalado muchas.
Un besote.

Maria dijo...

Me gusta mucho este plato sobre todo por el toque del bacalado que desalado me priva, respecto a los garbanzos siempre de feuntesauco o predrosillanos jiji 1 besito y me quedo por aquí ;)

Espe dijo...

los guisos como éste siempre son bienvenidos

Juana y Tito dijo...

Tiene una pinta deliciosa ese potajillo Patricia!!!! nunca lo he catado pero estoy seguro que me encantaría!!!

besiños salseros!

Tito

diego dijo...

Un clásico de la semana santa que no pude faltar, porque esta buenisimo. El que nos regalas se ve estupendo
Un saludo

Bárbara - Comer De Todo dijo...

Patricia! cómo te ha ido por mi tierra? una lástima que al final no hayamos podido coincidir! pero de este verano no pasa, eh? :)
Leo que te lo has pasado bien, me alegro! y vaya reunión buena!
Un besote!

Mosquis (Mª José) dijo...

Me ha gustado mucho tu blog, y he llegado de casualidad....pero con tu permiso me quedo como seguidora y te invito a visitarme.
bicos

Adolfo Casaprima dijo...

Los garbanzos con bacalao y espinacas es un plato típico de Oviedo. Se toma el 19 de octubre en toda la ciudad desde el siglo XIX, con los amigos. Este año los bares y restaurantes despacharon más de 30.000. De segundo,callos y de postre arroz con leche. ¿Hay quien dé más? Las verdinas con oricios, de vicio. Prueba a cocer las verdinas con el agua donde cociste los oricios, primero, y unos langostinos, después, que puedes aprovechar de adorno en el plato... Genial

Publicar un comentario

ShareThis