domingo, 30 de enero de 2011

Pimientos Confitados



Después de una semana un poquito ajetreada y algo cansada, decidí que la mejor manera de relajarme  era  ir a la Biblioteca Nacional  y visitar la exposición “La cocina en su tinta”. Me ha gustado, he disfrutado, os animo a pasar  un rato muy entretenido adentrándoos en la historia de nuestra cocina. Un viaje cronológico desde los primeros testimonios escritos a nuestros días. Libros antiguos y modernos, carteles publicitarios muy bonitos y entrañables de coca cola (1962), de Maggi, Bimbo (1967), algunos utensilios de cocina, recortables antiguos, cocina de gas, cocina de hierro.

La exposición estará abierta hasta el 13 de marzo, con entrada gratuita, y con el siguiente horario:
Martes a sábado de 10 a 21 horas
Domingos y festivos de 10 a 14 horas


Para completar la mañana fui a realizar unas compras para continuar con mis cupcakes.  Compré unos moldes para hacer hojas, unos de corazones, por eso de que se acerca San Valentín y la revista bricorepostería, había oído hablar de ella, pues ya va por el tercer número pero el 1 y el 2 están súper agotados así que por fin la he podido comprar y la verdad es que me ha gustado bastante. Explica cómo modelar pasta de azúcar, clases prácticas de decoración de tartas, tabla de colores, explicaciones de para que se usa cada boquilla, muy práctica para los reposteros..

Y ahora una recetita buena, rápida y versátil, lo mismo nos puede servir de acompañamiento que de plato principal.  Mi consejo es que la hagáis, pués hasta que no la probéis no os imaginareis lo buenísimos que están.


PIMIENTOS DE PIQUILLO CONFITADOS


INGREDIENTES:

Pimientos del piquillo (de lata o bote)
Azúcar 3
Sal 1
Pimienta molida 1
Aceite de Oliva

Poner en una sartén grande un poquito de aceite de oliva. Colocar los pimientos, escurridos, uno mirando arriba y otro abajo y así sucesivamente, colocados de esta manera nos caben más.
De 5 partes para  sazonar una porción de sal, una de pimienta y tres de azúcar.
Poner a fuego medio durante 15 minutos, dar la vuelta y otra vez 1 parte de sal, 1 parte de pimienta y 3 de azúcar y dejar a fuego mínimo otros 10 minutos.
Darles la vuelta apagar el fuego y ver como brillan.

Se pueden poner como guarnición o acompañamiento con platos de carne, ave, caza, pescado…

Y como plato principal con canónigos y ventresca de bonito y anchoas.

Os pongo una foto con ventresca de bonito y con anchoas, ambos productos de primera comprados en Santander. Mi marido defiende a muerte que las mejores anchoas son las de Santoña, que queréis que le haga le tira tanto la tierra y además las anchoas de Santoña son soberbias.



 Pimientos con ventresca de bonito (arriba) y con anchoas (abajo)

                           

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

ShareThis